El Centro Tecnológico Avanzado de la Piedra es un espacio abierto a la innovación, una fundación para la investigación privada dinámica, que trabaja en el continuo desarrollo de conocimiento y la transferencia de resultados hacia las empresas. Todo ello en un entorno internacional.

COMUNICACIÓN DE BUENAS PRÁCTICAS MEDIOAMBIENTALES A PROVEEDORES

El CTAP consciente de la problemática medioambiental actual y de la preocupación social derivada de la misma, y consciente además de que la explotación de los recursos naturales es totalmente viable con la preservación del entorno, tiene implantado un Sistema de Gestión Integrado de la Calidad, el Medioambiente y la I+D+i, conforme a las normas UNE-EN ISO 9001:2008, UNE 166002:2006 y UNE-EN ISO 14001:2004, comprometiéndose de esta forma a minimizar el impacto medioambiental derivado de su actividad a través de una serie de buenas prácticas medioambientales, de las cuales  quiere hacer partícipe a sus proveedores. Además les quiere hacer conocedores de la Política de la Calidad, I+D+i y Medioambiente.

 BUENAS PRÁCTICAS MEDIOAMBIENTALES

Fecha: 16/03/11

Edición 4

GESTIÓN DE RECURSOS

ENERGÍA

Implicar a todos los proveedores en medidas de ahorro energético.

Colocar interruptores con temporizador en los baños.

Racionalizar el consumo eléctrico a partir de la adopción de medidas de ahorro.

Utilizar equipos informáticos energéticamente eficientes y configurar el modo de “ahorro de energía” (configuración Energy Star).

Apagar los equipos informáticos para periodos de inactividad superiores a una hora.

Desconectar las cámaras, ordenadores, fotocopiadoras y otros aparatos electrónicos sin uso.

Minimizar el número de los servidores de red para optimizar el gasto energético y el mantenimiento del sistema.  Esto se consigue dimensionando los recursos de la red de información y conectando el mayor número de impresoras al menor número posible de servidores.

Utilizar impresoras que dispongan de sistemas de ahorro de energía (Powersave o similar), mediante los que el consumo se reduce a un mínimo en los tiempos de inactividad de espera de impresión.

Configurar el salvapantallas en modo “Pantalla en negro”, ya que ahorra energía.  Se aconseja un tiempo de 10 minutos para que entre en funcionamiento este modo.

Aprovechar al máximo la luz natural, para minimizar el gasto eléctrico.

Aprovechar el aire exterior cuando la temperatura sea la adecuada.

Incorporar sistemas de detección de presencia para el encendido y apagado de los sistemas de iluminación.

Limpiar asiduamente los sistemas de iluminación para que la suciedad no impida un rendimiento óptimo.

Controlar la temperatura mediante termostato, utilizando un sistema centralizado de regulación.

Aislar térmicamente las instalaciones para obtener un aprovechamiento óptimo de los sistemas de climatización.

Adquirir los sistemas climatizadores con bombas de calor de varias velocidades; así se podrá regular mejor la temperatura y, por tanto, gestionar mejor la energía consumida.

No situar obstáculos entre los usuarios y los climatizadores.

Parada de la maquinaria cuando cesa la actividad.

Adecuado mantenimiento de la maquinaria según especificaciones del fabricante.

AGUA

Realizar campañas de información y formación entre los empleados para el ahorro de agua.

Informar a los usuarios para evitar goteos. Un goteo continuo puede desperdiciar hasta 20 litros de agua al día.

Controlar el consumo para conocer posibles fugas en la red.

Colocar difusores y limitadores de presión en grifos.

Instalar grifos con temporizador o sistemas de detección de presencia.

Realizar planteamiento de ahorro de agua en la limpieza.

Colocar dispositivos de descarga de cisternas de dos tiempos, cisternas de bajo consumo o con capacidad limitada.

Sustituir los grifos y sistemas de descarga de cisternas que produzcan pérdidas.

Utilizar sistemas de recirculación del agua.

CONSUMO DE PRODUCTOS

Atender al criterio ambiental en el aprovisionamiento, mediante la elección de materiales, productos y suministradores con certificación ambiental.

Adquirir productos de larga duración y que no se conviertan en residuos nocivos al final de su vida útil.

Conocer los símbolos de peligrosidad, toxicidad y los que identifican a los productos ecológicos.

Reducir el consumo de papel para uso interno; por ejemplo, utilizando papel por las dos caras para borradores o fomentando el uso del correo electrónico para comunicaciones internas.

Utilizar en los equipos informáticos la vista previa antes de imprimir.

Elegir los productos químicos de limpieza menos agresivos con el medio ambiente (biodegradables, sin fosfatos, etc).

Utilizar productos de limpieza concentrados y seguir las especificaciones de dosificación.

Evitar los aerosoles que dañen la capa de ozono.

Adquirir productos con envases retornables y evitar los elementos no recargables.

GESTIÓN DE LA CONTAMINACIÓN Y DE LOS RESIDUOS

Conocer el código de conducta de las tres R’s: reducir, reutilizar y reciclar.

Reutilizar el papel por la otra cara para borradores y por las dos caras para comunicaciones internas.

Propiciar la gestión de residuos a través de bolsas de subproductos.

Hacer inventario donde conste cada tipo de residuo, la cantidad y periodicidad con que se produce y su destino final.

Evitar el uso de elementos desechables de plástico.

Desarrollar y poner en práctica un procedimiento para la gestión de cada residuo.

Seleccionar en origen los distintos tipos de residuos para facilitar su reciclado.

Utilizar, en la medida de lo posible, papel reciclado o, como mínimo, papel ecológico (blanqueado sin cloro).

Informar a los usuarios sobre las campañas de recogida selectiva de residuos.

Depositar en un Punto Limpio los residuos que no tienen sistemas de recogida convencionales.

Realizar una buena gestión de los residuos: tubos fluorescentes, baterías, pilas, envases de productos de limpieza, tóners, etc.

Entregar los residuos peligrosos a un gestor autorizado.

Prestar especial atención a los residuos generados a partir de componentes electrónicos, puesto que muchos son considerados como residuos peligrosos.  Es necesario entregarlos en puntos limpios o a gestores autorizados.

Evitar el vertido de los productos de limpieza o restos de éstos a la red de saneamiento público.

Comprar productos a granel; así se ahorrará gasto en envase y se generarán menos residuos.

No comprar ni vender productos con muchos envases y embalajes.

Evitar la adquisición de productos con envases o embalajes no reutilizables.

Mantener en buen estado los vehículos para minimizar las emisiones atmosféricas de gases contaminantes debidas a problemas de combustión.

Utilizar vehículos que consuman carburantes menos contaminantes.

Evitar que los cables y otros elementos conductores contengan halógenos en su composición para evitar la emisión de gases nocivos en caso de incendio y para poder reciclarlos sin contaminar.

Mantener al día el plan de prevención de riesgos laborales de la empresa.

EMISIÓN DE RUIDO

Velocidad máxima de circulación de 20 km/h dentro de las instalaciones del CTAP.

Adquisición de maquinaria nueva que incorpora la última tecnología para emitir bajos niveles de ruido y vibraciones.

Parada de la maquinaria cuando cesa la actividad.

Adecuado mantenimiento de la maquinaria y los vehículos según especificaciones del fabricante.

GESTIÓN DE ASPECTOS POTENCIALES (SITUACIONES DE EMERGENCIA)

Derrames accidentales de aceites, anticongelante, líquido de frenos,  gasoil, productos químicos

Gestionar adecuadamente los residuos generados en la retención del derrame (trapos, tierra contaminada).

Realización de los trasvases de aceite usado en una zona provista de una cubeta antiderrame y mediante una bomba.

Seguir las indicaciones reflejadas en la IT 11 “Gestión de Residuos y Situaciones de Emergencia”.

Caída accidental en transporte

Seguir las indicaciones reflejadas en la IT 11“Gestión de Residuos y Situaciones de Emergencia”.

Incendio

Adquisición de extintores y su adecuado mantenimiento.

Charlas formativas sobre el protocolo de actuación, en caso de incendio.

Limpieza y recogida de los restos generados para su correcta gestión, en caso de incendio.

Comunicación a la Consejería de Medio Ambiente en caso de implicación en el incendio de sustancia o producto nocivo para el medio ambiente.

Riego de la zona para diseminar las partículas en suspensión generadas.

Seguir las indicaciones reflejadas en la IT 11“Gestión de Residuos y Situaciones de Emergencia”.

El CTAP desea que todas estas recomendaciones sean tenidas en cuenta entre sus proveedores